De cañas con mis personajes

El otro día, en el podcast “30 teclas por hora”, decían que si no fueras capaz de irte de cañas con tus personajes, tener una conversación con ellos, es que no son lo suficientemente profundos.

Este concepto me ha calado, porque me doy cuenta de lo útil que puede ser para saber si un personaje es auténtico.

Esto quiere decir que si no me veo teniendo una conversación con mis personajes porque no son capaces de poder hablar sobre otras cosas al margen de la historia, es que no son capaces de existir fuera de esa historia, les falta vida.

frodo y sam2

Si yo ahora me voy a tomar unos bocadillos con Darth Vader al bar de Paco, y resulta que solo sabe hablar de matar Jedis, el poder del reverso tenebroso y de su nueva estrella de la muerte, a los diez minutos estoy hasta el gorro de ese señor. Su vida no da para más; está limitada a esa historia. Que por otro lado, también les pasa a mucha gente en la vida real.

Un ejemplo, aunque parodia, es el video en el que invitaban a Jon Snow a una cena y no hablaba más que de que habían matado a su familia.

 

Pero si me veo hablando con ese personaje sobre cualquier cosa, es que sí que tiene vida fuera de la historia.

En el cine, Tarantino es un maestro de esto. En Reservoir Dogs, hay muchas escenas, nada más empezar, cuando están todos hablando sobre el significado de la canción Like a Virgin de Madonna, o cuando discuten sobre el dar propina. En Pulp Fiction, cuando Vince relata su viaje por Europa. Son cosas que no aportan nada al argumento, pero te dan la sensación de que esos personajes están vivos fuera de la película, y siguen existiendo después de ella (en el caso de las de Tarantino, no muchos viven después de la película). Sabemos que tienen una existencia multidimensional, opiniones sobre cosas mundanas y que su aparición no se limita solo a las exigencias del guión.

Por eso, creo que es recomendable dedicar algún rato de la historia en el que los personajes hagan cosas al margen de la historia, emancipar su existencia, pero sin crear una escopeta de Chejov.

Incluso añadiría que sería interesante si los personajes secundarios tuvieran conversaciones o situaciones entre ellos, al margen de todo, especialmente sin hablar sobre el prota. Que se vea que la existencia de ellos es también multidimensional y que si quitas al personaje principal, los secundarios siguen existiendo.

En cualquiera de los casos, imaginarme a mis personajes dialogando entre ellos (cosa que he hecho alguna que otra vez), me ha ayudado a desarrollarlos en aspectos fuera de la trama. Y a pasar el rato en el trabajo.

 

Anuncios

8 comentarios sobre “De cañas con mis personajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.