Un hombre tranquilo

Un señor leía tranquilamente un libro, sentado en la terraza de un bar. —No debería dejarse el móvil en la mesa, señor. Va a venir un ladrón y se lo va a llevar a la carrera en cualquier momento. Hay mucho ladrón por aquí --le advirtió el camarero cuando le sirvió una cerveza. El hombre... Leer más →

Anuncios

La expulsión de Hornol

—Señor EscudodeChicle, haga el favor de concentrarse en su labor —le dijo la voz ya nerviosa del profesor—. La magia es un arte refinado, sus métodos son altamente cuestionables y sus gestos demasiado torpes. Debe aprender a hacerlos más suaves y sutiles. No está trabajando con hierro en una fragua, sino con energías místicas.

La oscura naturaleza de mi verdad

No sé si ese giro en mi vida sacó una parte de mí que había estado pacientemente en letargo, o si me transformó en algo totalmente distinto y ahora observo el mundo con otros ojos. Sea como sea, ya no soy la misma.

Una piedra en el camino

Así estuvo quejándose y empujando sin resultado la roca durante un rato, mientras las mulas seguían a sus cosas de mulas, que es más bien poco. Por fin, se dio cuenta de que alguien lo observaba entre los árboles.

Caperucita Feroz

Esculda entendía en cierto modo porqué su abuela se había instalado en las afueras del pueblo, tan cerca del bosque, siendo que la mayoría de la gente precisamente lo evitaba en lo posible, aunque por distintas razones.

Muros

No encuentro puerta, ventana o un miserable hueco por el que asomar la cara y sentir algo de aire limpio y poder respirar.

uan Antonio Ferrer se crio en un barrio de Valencia City, a finales de los ´70, y ya desde muy pequeño sabía que su ciudad natal no sería su lugar de residencia permanente.

El señor que estaba decidido

Durante toda su vida había trabajado duro en un taller de madera para poder tener su casa, criar una familia y llevar una vida decente. Y todo ese tiempo se había resentido por una cosa: soñaba con construir un barco.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑