Vamos a la guerra (mire usted, mire usted que pena)

— ¿Usted ve? —dijo el ballestero número uno—. Si es que ellos tampoco quieren combatir. Los únicos que quieren aquí matarse son ustedes dos. Pues mátense ustedes y déjenos a nosotros tranquilos.

Anuncios