Shinobi

El negocio era de ese tipo al que nadie reconoce haber acudido, pero al que acabas solicitando sus servicios alguna vez para solucionar tus problemas de forma expeditiva. Y por supuesto, turbia. No. No era un prostíbulo, sino la sede de un gremio de asesinos.

Anuncios