La novia del hijo del dios malvado

En el burgo se notaba que desparecían jóvenes, por supuesto, y sus amigos y familiares se preocupaban. Pero en una población como aquella, en la que el cólera, o cualquier otra enfermedad, al igual que la cantidad de asaltantes que esperaban en las esquinas a la espera de algún incauto hacían estragos, unas desapariciones más, no era algo que desatara el pánico más de lo que ya lo hacía todo lo demás.

Anuncios

El Pacto

Llevo años huyendo, viviendo como un mendigo lejos de poder llamar a ningún lugar hogar. Y lo merezco; por mi gran culpa. Nunca permanezco en el mismo sitio demasiado tiempo. Una noche, dos quizá, pero una tercera podría ser peligroso, ya que siguen mi rastro como auténticos perros de presa, sin dejarse ver, esperando a … Sigue leyendo El Pacto