Tarea Repetitiva

No había duda de que era el departamento de Muerte. Aún no había puesto su mano en el pomo de la puerta de ciprés y ya podía oír gritos viniendo del despacho. Antes de decidirse a entrar, y ver que pasaba, saludó con una leve inclinación de cabeza a otra Muerte que venía en dirección contraria y entró en la sala de su superior confiando en que los gritos no tuvieran anda que ver con ella.

Anuncios

El Pacto

Llevo años huyendo, viviendo como un mendigo lejos de poder llamar a ningún lugar hogar. Y lo merezco; por mi gran culpa. Nunca permanezco en el mismo sitio demasiado tiempo. Una noche, dos quizá, pero una tercera podría ser peligroso, ya que siguen mi rastro como auténticos perros de presa, sin dejarse ver, esperando a … Sigue leyendo El Pacto