Día #112 – Murphy, estar gilipollas y la vida misma.

Querido diario, dos puntos.

Hola, me llamo Javier y estoy gilipollas.

Una cosa importante para las historias, son los giros que crean problemitas o los hacen más interesantes, la Ley de Murphy aplicada a la escritura. Hasta aquí, todo normal.

El problema lo tengo cuando me pongo a escribir y digo «tengo que meter una complicación a los personajes», porque no se me ocurre nada. Lo que más rabia me da es que, precisamente, mi vida es una granja Murphyana. Yo inventé el concepto de “la ley de los siete pasos”, que significa que, para cada cosa que quiera hacer, antes, debo hacer otras cosas, que no aportan nada, pero están ahí solo para jorobar.

Por ejemplo, quiero cargar el móvil: necesito el cable. No lo encuentro (the quest for the cable). Abro un cajón a ver si está ahí, pero hay una silla en medio; debo apartar la silla. Al hacerlo, esta golpea algo y otra cosa cae. Recojo lo que se ha caído, que, por supuesto, ha ido a parar en el rincón más apartado posible (The quest for the lost item). Rebusco en el cajón para lo cual, debo sacar cosas; el cable no está ahí. Pongo todo lo sacado otra vez dentro. Pongo la silla otra en el sitio. A ver si lo tengo en el armario; muevo otra cosa, tengo que rebuscar, apartar mil trastos, encuentro algo que no sé lo que és y me lio intentando averiguar qué es eso… Etc.

Solo para encontrar un cable, realizo montones de pequeñas tareas, tan pequeñas como innecesarias y torpes cuyo único objetivo es el de convertir en segundo acto mi aventura de cargar el móvil. Continuamente a lo largo del día; ir andando y que algo se me enganche en un pomo de puerta o un saliente; cosas que se caen, aunque estén lejos de mi y no las haya tocado; cosas que no encuentro; programas que no funcionan o se quedan pensando cada treinta segundos; clientes que no están donde deberían y me toca buscarlos; un largo etcétera.

Pero cuando debo pensar un evento para complicar la vida de mis personajes, no se me ocurre nada pese a tener una vida llena de contratiempos absurdos.

Por eso, estoy gilipollas, porque que mi vida es una granja de cosas absurdas para la inspiración y yo en Babia.

A ver si espabilo y cada vez que me pase una pirula, la anoto y me hago un glosario con contratiempos.

2 comentarios sobre “Día #112 – Murphy, estar gilipollas y la vida misma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.