La granja del tesoro (5)

Parte 5 Efectivamente, no tardé en darme cuenta de que el grupo de bandidos me estaba siguiendo a cierta distancia. Intentaban hacerlo en silencio, pero fracasaban miserablemente. Por fin, el múrgol me salió al paso, con una gran sonrisa falsa. —Buenas. Así que conseguiste entrar y salir de la granja. Incluso has traído el cadáver … Sigue leyendo La granja del tesoro (5)

La novia del hijo del dios malvado

En el burgo se notaba que desparecían jóvenes, por supuesto, y sus amigos y familiares se preocupaban. Pero en una población como aquella, en la que el cólera, o cualquier otra enfermedad, al igual que la cantidad de asaltantes que esperaban en las esquinas a la espera de algún incauto hacían estragos, unas desapariciones más, no era algo que desatara el pánico más de lo que ya lo hacía todo lo demás.