Día #55 – Idea: Un arma mágica en apuros

Querido diario, dos puntos.

Esto es una idea, que ya desarrollaré o yo qué sé, quizá la uso en combinación para otra cosa.

La cuestión es que el otro día leí, no sé dónde, algo de una espada demente. No sé qué quería decir, pero a mí se me ocurrió una espada que estaba como unas maracas.

Lo que se me ocurrió es, no sé muy bien a santo de qué, una espada con ataques paranoides, que creé que todo el mundo está en su contra y quieren matarla. Esto para una persona es una movida, pero cuando eres una herramienta, creer que van a joderte, y no puedes huir ni nada, debe ser un trauma. La idea es que la espada tiene las típicas capacidades de luchar, y quizá la de hablar, o comunicarse con su portador por telepatía o algo.

Hoy, mientras compraba los reyes para mi flatmate, he seguido desarrollando la idea a la marcha que le iba haciendo un audio a una amiga sobre el tema.

Lo de la paranoia no sé yo, pero sí que me pareció gracioso que la espada fuera hipocondríaca o algo así, y tenga miedo a pillar una infección y enfermar, que le exija a su usuario a lavarse las manos antes de blandirla, que se niegue a atacar a alguien porque lo ve sucio y teme pillar una infección y tal.

Pensando algo más, y subiendo la cuesta de camino a casa, he pensado la historia de la espada (o martillo, o lo que sea):

Hace tiempo, hubo un/a espadachín que iba por ahí haciendo sus cosas de espadachín, ya veremos si en plan bueno o malo, pero con la tontería se labró muchos enemigos, que al final buscaron cargárselo. En algún momento de su vida, lo cercaron y le atacaron. Él/ella salió vivo/a, pero malherida. La herida se le infectó y murió entre dolores. Sin embargo, el malo maloso/a que sí que sobrevivió porque él/ella había mandado secuaces a hacer la faena sucia, quería adquirir las habilidades tan guapas del/la espadachín que creía que ahora residían en su espada (supersticiones absurdas de gente inculta). Así que se buscó un brujo malo que hivo un hechizo malo para pasar el poder del espadachín a la espada. Lo que pasó es que junto a las habilidades tambien pasó la consciencia reciente y parte del alma del espadachín.

Cuando el malo malísimo/a quiso ir por ahí petándolo con la espada se dio cuenta de que daba más problemas que otra cosa, así que la tiró al garete y allí se quedó hasta que alguien la encontró por lo que sea.

Esto podría usarse como simple background del arma, o como argumento en sí, en plan que la espada no recuerda realmente nada concreto de quien fue, y la historia gira entorno a descubrir su identidad.

La pirula y el girito, es que, atiende que viene curva, realmente el mago malo no pasó el alma del espadachín, sino una copia. Es decir, el alma no es el espadachín de verdad, sino un clon. Tachán. El espadachín murió y está muerto. El alma de la espada es un sucedáneo, un guerrero homeopático, un copia/pega, y ni siquiera está completo.

Bueno, pues esa es la idea.

Algún día, cogeré estas ideas que voy apuntando, y haré algo con ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .