Día #56 – El problema con la magia

Querido diario, dos puntos.

Los magos de las historias de fantasía me confunden.

¿A qué se dedican? A ser magos. ¿Pero de qué viven? De ser magos. ¿De dónde sacan el dinero para pagar sus cosas de magos? De ser magos.

Esto en mi cabeza de INTP no entra. ¿Acaso Gandalf vive de subvenciones de Gondor o qué?

El resto de tipos de personaje (tanto de novelas como de juegos de rol) tiene claro su profesión; son guerreros, ladrones, músicos, artesanos, artistas, etc… Tienen un rol, ejercen una profesión y ganan dinero con eso. Pero los magos son un agujero negro en el sistema laboral. ¿A qué se dedican? A ser magos. Punto pelota.

En los juegos de rol, cuando eres mago, eres mago. ¿Qué hago con eso? Nadie lo sabe. Acepto misiones y con eso voy tirando, igual que el resto de personajes. El mago hace cosas, y ya.

Quizá una excepción sea el mundo de Rowling, pero aún así, son unos magos encerrados en su propio mundo, como el Minecraft.

Como esto es algo que me producía desazón y no me cuadraba, en mi mundo de alta fantasía, Héroes de palo (a falta de otro nombre mejor), he dado un sentido laboral a los magos.

Alguien que estudie magia lo hace para luego aplicar esas habilidades en un marco concreto laboral, al igual que lo hace un artesano o un erudito.

En la vida real, un informático no vive de ser informático (de hecho, malvive de ser informático). Usa esa cualificación para ser ingeniero de sistemas, redes, seguridad, diseñador de páginas, y un eterno etcétera, lleno de especializaciones. Mis magos lo mismo.

Uno sale de la academia de magia para aplicar sus conocimientos en un sector laboral, ya sea en agricultura, para mejorar el producto, reducir plagas o lo que sea, o bien en construccion donde sus habilidades en telekinesia pueden ser útiles para  realizar construcciones imposibles de otra manera, o para el diseño de objetos mágicos, pociones, etc.

Por otro lado, en los mundos de fantasía, los magos están en su propio mundo, sin que nadie interfiera con ellos. Un reino entra en guerra con otro, y lo primero que haría es reclutar como voluntarios a la fuerza a toda esa gente que lanza bolas de fuego y puede curar instantáneamente. Pero en los libros no pasa; los magos quedan al margen.

La vida real ha demostrado que esto es inviable con la naturaleza humana. Las brujas han sido perseguidas por que se les temía, y cuando alguien poseía conocimientos útiles para los intereses de los gobernantes, han sido obligados a compartirlo.

En el mundo de héroes de palo, mis personajes estudian la magia para luego trabajar de algo usando esas habilidades. En “historia de un mago cretino”, Hornol es un ladrón, bandido y delincuente habitual que usa la magia para ello. Tobías, tres cuartos de lo mismo, y Yinnah era diseñadora de orbes e investigadora. Samanta, en “Cuna de alimañas”, se ha especializado en el diseño y mejora de fórmulas mágicas y objetos mágicos, que luego vende en el mercado negro. Otros magos se dedican a ser curanderos, otros a ser magos de batalla. Magos ilusionistas a crear efectos artísticos… La magia es “todopoderosa” y quiero aprovechar ese potencial para aplicar en trabajos sus conocimientos sobre magia.

En un mundo en que la mágica es el sustituto de la tecnología, me parece lo más sensato. Y si no, a mi me gusta como queda.

3 comentarios sobre “Día #56 – El problema con la magia

  1. Genial entrada, pero estas errado. De toda la vida los magos se han ganado la vida haciendo creer que tienen poder y aprovechándose de ello. Mira Gandalf por ejemplo. Un experto en fuegos artificiales que jamás hace nada en el contexto de la magia, pero todos lo creen firmemente… Un pequeño Nicolás de la magia…

    Le gusta a 1 persona

  2. Me atrevo a decir que, si la magia existiera, las academias de magia serían patrocinadas por el Estado y canalizarían a sus egresados a la aplicación científico-militar (serían el sustituto de los liceos y los institutos politécnicos).
    Conocimiento así sería la clave para el despegue económico y la consolidación de hegemones.
    Lo único que habría que ver es si la magia tiene reglas o si cualquiera puede ser brujo o si la genética juega un papel clave (en cuyo caso, no sería rara la eugenesia).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .